La silenciosa y humilde Cardiff

El interés por la capital de Gales está en ascenso mientras se acerca la final de la Champions League. Es que muchos ni sabríamos que se trata de una de las capitales del Reino Unido, si no fuera por la final del fútbol europeo. Acá te la presentamos.

Texto: @daniurrizola / Fotografías: @cnorambuena

Cardiff no tiene personalidad capitalina. No es una tremenda ciudad, ni mucho menos pretende serlo. Muy por el contrario. Es que pareciera ser de esas ciudades que no quieren que las descubran, que no tiene aires de grandeza y que prefieren el bajo perfil.

Sus calles concuerdan con su identidad, donde la simpleza pareciese ser la premisa de un Cardiff que no fue considerada como ciudad hasta 1905, y que para conocerla sólo necesitas de 24 horas.

La ciudad de los dragones, como se le conoce, tiene esa cuota perfecta de los castillos que encontramos en muchas partes del Reino Unido que contrastan con la modernidad de uno de los centros deportivos más importantes de Europa.

Pero, ¿qué hacer en Cardiff?

La primera estación tiene que ser Cardiff Castle. Y es que no es un castillo como cualquiera. Todos tienen sus historias de épocas remotas, pero este no sólo fue una construcción romana (que lo hace estructuralmente distinto), sino que además fue un fuerte. Aún puedes ver partes intactas, sin tanta remodelación. Para destacar la historia en sus pasillos, donde se exhiben partes importantes de como se vivió en ese lugar la Segunda Guerra Mundial. Y es que este castillo sirvió de refugio para miles de ciudadanos contra los ataques aéreos, por lo que hoy se exhiben objetos reales de como fue estar en Cardiff en esa época. Mientras pasas por esos pasillos es inevitable por segundos tener esa sensación de asombro e incredulidad frente a lo irracional que puede haber sido vivir en esa época y en ese lugar. La entrada vale 12 libras para los adultos 9 para niños.

Piérdete en las calles de Cardiff. Algo curioso que llama mucho la atención es la configuración de las calles. Prevalece un estilo europeo con reliquias antiguas pero también sectores modernos. Pero más allá de eso, para cruzar la calle en varios lugares debes pasar por un túnel por debajo de la calle. Si no ves semáforos para peatones no pierdas tu tiempo, simplemente busca la escalera más cercana, baja y podrás cruzar la calle.

Come dentro de una Iglesia. Así no más. Tal cual. Buscando un lugar para comer comenzamos a buscar en nuestro buen aliado Google, que nos recomendó un bar que servían unas lentejas según decían increíbles. Pero en el camino nos encontramos con Chapel 1877, una iglesia reacondicionado como restaurante por el día y como bar por las noches!! Ahora, uno siempre piensa, que debe ser un liugar muy llamativo, pero que la comida es pésima… Todo lo contrario!! Anote: Sopa de papa, filete de tocino que se parte con el tenedor y papas fritas. Soberbio, nada de caro y en un ambiente increíble.

No olvides que Cardiff fue puerto y su bahía es de ensueño. La belleza del borde costero de la ciudad sorprende y más aún los barrios residenciales que lo colindan, y que te hace cuestionar la real posibilidad de quedarte a vivir en Cardiff.

No puedes irte de Cardiff sin al menos pasar por el Millenium Stadium. Se trata del segundo estadio más grande del mundo con techo retráctil, con capacidad para 74.500 espectadores, y aunque les parezca extraño (dada la contingencia de la Final de la Champions), los galeses no consideran al fútbol un deporte, sino que es sólo un juego. El Rugby es el deporte nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s