El inigualable Amsterdam

Perderse en las calles de Amsterdam es sin duda una experiencia única. El aura benevolente de la ciudad pareciera invitar a sumergirte en sus calles sin miedo alguno, sorprendiéndote con su belleza, su tolerancia, sus bicicletas, sus colores rojos y otras hierbas.

Textos: @daniurrizola / Fotografías: @cnorambuena

Muchas veces se asocia Amsterdam con un mundo de locura o distorsión. El famoso Barrio Rojo y la legalización de la marihuana, hace que muchos miren a XXX con cierto recelo. Pero no. No es más que una mera etiqueta que equivocadamente ponemos los que aún creíamos que Amsterdam era como las Vegas.

No es así. No te encontrarás fácilmente con un hombre caminando por la calle vestido de cowboy ni de Elvis, ni te venderán cocteles frozen en el mall. Amsterdam va mucho más allá de eso, Amsterdam va de vuelta.

Es que la capital de Holanda ha sabido mezclar marihuana, prostitucion, turistas, familias, fiesta, el comercio y (oh si) las bicicletas!! Todos viven en una absoluta armonía. Guarderías, lujosos restaurantes, y hasta una iglesia colindado las famosas vitrinas con luces rojas. Y ni hablar de los ciclistas, muchos ciclistas, conviviendo con peatones, trenes y automóviles, todos moviéndose en un caos perfecto que te inserta en una sinergia casi mágica.

Es que así es Amsterdam, un perfecto engranaje que parece nunca fallar, donde las palabras TOLERANCIA y RESPETO (sí, así con mayúsculas y en negrita) son la base para construir una sociedad madura. Y si a todo esto le sumamos una serie de actividades, panoramas, atractivos y lugares, tenemos una ciudad que si o si debes visitar.

¿Qué recomendamos nosotros para vivir Amsterdam y no morir en el intento?

Toma un bicleta y recorre las calles. Lejos la mejor experiencia, casi liberadora,  de esas que te dan ganas de pasar gritando como niña de 5 años por las calles (pero no lo hagas no es necesario). Amsterdam tiene las mejores ciclovías del mundo y conviven prácticamente con todos los rincones de la ciudad. Podrás admirar de una manera totalmente distinta el paisaje y entender el movimiento de la ciudad. Hay un Amsterdam distinto después del paseo en bicicleta. ¡No te lo pierdas!

Ponte tus mejores gafas o lleva las mejores gotas para los ojos, y entra a un Cofee Shop. Puede gustarte o no fumar, puedes estar a favor o en contra de la legalización, pero todo eso da lo mismo. Si estás en Amsterdam DEBES sumergirte (¿o subir?) en la experiencia en un Coffe Shop, estos lindos cafesitos o restaurantes, donde puedes probar distintos tipos de marihuana, acompañados de un buen jugo o cerveza, música y hasta una buena cena. Ah, pero acá una salvedad. Que sea legal no quiere decir que puedas fumar donde quieras, sólo está permitido en los Cofee Shop, el respeto y la autorregulación han hecho el sistema funcione.

Visita al menos un museo “extraño”. Todos te van a recomendar que vayas al Museo de Van Gogh, o a la Casa de Ana Frank. Si claro, debes visitarlos si vas a Amsterdam. Pero también hay museos diferentes: el del sexo, de la prostutucion, de la marihuana, que parecieran ser casi como algo freak o muy comercial, pero habla de la identidad de la ciudad, entenderás los porqué y los cómo han lidiado con estos temas durante toda su historia.

Si vas de shopping no puedes dejar de visitar Laura Dols. Se trata de una de las tiendas vintage con mayor prestigio en Europa, muchas editoriales usan sus prendas, ya que son realmente joyas seleccionadas. Está ubicada en el centro de la ciudad y destacan sus mezclas coloridas que hacen que tenga el sello auténtico holandés. No es nada de barata pero como dato al norte de Amsterdam está el outlet donde venden a 12 libras el kilo de ropa. Las maletas adicionales las compras después.

Comer en un restaurante donde comen los holandeses. La oferta gastronómica es gigante en Amsterdam, pero siempre es bueno perderse un poco del mundo turista y entrar en la dinámica local, algo que personalmente es lo que más me apasiona de los viajes, tratar de entender a la gente y conocer sus personalidades. Para ello, te recomiendo ir a Zeppos, un restaurante literalmente escondido entre las angostas calles internas del centro, donde sólo llegas por dato. Su menú es francamente increíble.

Si piensas arrendar un auto, piénsalo bien. Amsterdam no está configurada para ser amigable con los autos, debes estar dispuesto a pagar cerca de 25 libras diarias en estacionamiento, y la mayoría de los hoteles lo cobran aparte, por lo que puedes terminar pagando cerca de 40 euros diarios, más el costo del auto.

Si puedes elegir la fecha para conocer Amsterdam.. abril es cuando. Holanda es de los mayores exportadores de flores a nivel mundial, y las flores son parte de su sello. Tu imán de refrigerador es probable que termine teniendo un tulipán. Y es que de las postales más bonitas que podrás recordar en tu vida, son los campos kilométricos de tupidas flores de todos los tipos, una sensación indescriptible en un post, que sólo debes vivirla y respirarla. Si no puedes en esa fecha, es visita obligada el Parque Keukenhof conocido también como el Jardín de Europa, uno de los lugares más lindos del país, pero que aún así no se compara a encontrar el tesoro perdido de los campos floridos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s